Seguidores

viernes, 24 de mayo de 2013

Pescando Calamares.

Montando los aparejos
Cada pescador tiene sus trucos, su manera de hacer los aparejos, pero a la hora de los calamares casi todos coinciden en el montaje básico: Aparejo con dos o tres pajaritos como máximo montados con pequeños bajos de no más de 5-10 cm.

Sin embargo, aunque se parezcan en lo básico pueden diferir mucho en los detalles y como no, en capturas.

Detalles importante: Los calamares no se caracterizan por buscar el fondo, rozarse con las piedras, o tener una lucha salvaje... entonces, ¿porque los pescan con líneas y bajos de más de 0.25 mm? La única escusa que puede encontrar, es el ahorro, con un aparejo montado a inicio de temporada puedes pescar todo el año porque ni se parte ni se deteriora la suficiente como para partir ante un calamar.
Sin embargo, lo que está claro es que cuanto más "bruto" pesquemos indudablemente menos picadas tendremos.
Personalmente no recomiendo más de 0.23-0.25 mm para los bajos y un 0.26 para el aparejo.
El modo de montarlos es sencillo si estamos aconstumbrados a hacer los típicos aparejos con perlitas que se usan para el surfcasting. El pajarito más alto lo podemos colocar a unos 80 cm del plomo, estándo el más bajo a unos 40 del mismo. Se pueden subir más o menos, esto ya queda a criterio del pescador, pero normalmente no hemos encontrado diferencias bajándolos a hasta unos 30 cm del plomo o subiéndolos hasta el metro, los calamares tiene buena vista y atacan sin problema desde el fondo hasta un metro por encima de él, así que no debemos obsesionarnos demasiado con esta distancia. En cambio la que si es muy importante es la que dejamos entre el pajarito y la línea madre ya que es la reponsable de darle acción y movimiento al señuelo. Más de 10 implica mucho tiempo de reacción y demasiado juego para notar la picada del calamar cuando están delicados. Con uno 5 a 7 cm podemos mover el señuelo con naturalidad y la vez notar bien las picadas.

Tipos de líneas. Aun todavía hay mucha gente que pesca a mano liando el aparejo en un corcho, por lo que deben de emplear líneas gruesas para evitar que al subirlas al barco se líen y formen "pelucas" imposibles de desliar. Pero si en vez de corcheras usamos una caña pequeñita con su carrete podemos tentarlos de este modo, o también la podemos dejar en el cañero y pescar a mano empleando el carrete únicamente para recoger la línea rápidamente cuando haya que enmendarse.

Tipos de perlitas. El artificial se puede unir de varios modos a la línea, mediante un nudo o con perlitas perforadas típicas del surfcasting. El empleo de perlitas es mucho más aconsejable que el nudo directo a la línea, ya que se lían menos los pajaritos y las líneas apenas " toman vueltas". De un tiempo a esta parte estoy empelando perlas clipsables en este tipo de aparejos, permiten sacar la perlita de la línea sin tener que cortar., una ventaja muy importante cuando tienes líos o un pajarito se deteriora, con sólo un tirón se libera, siendo imposible que una presa pueda liberarla.

Movimiento. Darle el movimiento adecuado es una de las tareas más complicadas que existen hasta que sacas el primero. Hay gente que es "negada" y sufre tanteos de 10 a 2 o de 15 a 3 en el mismo barco. El truco reside en intentar darle un movimiento natural al señuelo. A veces dejándolo totalmente inmóvil son capaces de atacar pero en otras ocasiones hay que moverlo suavemente hacia arriba y hacia abajo provocándoles el ataque.

Velocidad. Es muy importante llevar una velocidad no demasiado elevada cuando se pesca a la deriva. Velocidades superiores a 0.5 nudos complica la tarea si no andan muy espabilados a la hora de comer. En ese caso es conveniente el empleo de un ancla de capa que minimice nuestras derivas. En el caso de que la velocidad de deriva sea casi inexistente, tendreos la ventaja de que cuando toquemos el cardumen podremos repetir varias picadas seguidas, pero el inconveniente de que tendremos que buscarlos tirando de motor cada cierto tiempo.


Donde pescarlos. Un buen amigo me decía, "mira al horizonte, y donde veas más de tres barcos juntos allí están". Y lo cierto es que sí, donde hay barcos suele haber calamares. Normalmente esta especie se mueve con el sol, por el día busca profundidad y por la noche se acerca a la costa. De este modo en cuanto anochece, o justo antes del amanecer los podemos encontrar en menos de 20 metros, mientras que por el día lo normal es buscarlos por encima de los 25 ó 30. Por la noche buscan zonas de roqueo o algas donde cazar pequeños peces en la oscuridad mientras que por el día evitan las zonas iluminadas salvo los grandes ejemplares de más de uno o dos kilos que no temen a los depredadores y podemos pescarlos en menos de 15 metros a primeras horas de la mañana o incluso el medio día.
Un saludo a todos y buena pesca.

Texto y fotos: Ramón J. Cañadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.