Seguidores

lunes, 3 de junio de 2013

La Pesca del Calamar.

Un sencillo estreno para principiantes y una pesca entretenida para los experimentados.

La pesca del calamar desde tierra cuenta cada dia con mas adeptos. Es muy asequible para los menos experimentados y proporciona, gracias a los modernos señuelos, buenas capturas y mucha distraccion.



El calamar es un molusco que pertenece a la familia de los cefalopodos ( moluscos de concha interna ) que, como su nombre indica -"cefa" igual a "cabeza" y "podos" igual a "pies"-, tiene los pies en la cabeza, o mejor dicho, los tentaculos, unos apendices llenos de ventosas con los que apresan y sujetan a sus victimas.
Para los que no lo hayan descubierto ya, diremos que los cefalopodos son los calamares, pulpos y sepias, basicamente, y pueden ser perseguidos, mas o menos, como si de peces se tratase. Claro esta, con los aparejos adecuados, que difieren ligeramente de los que utilizamos para capturar peces, pues estos ultimos llevan anzuelo.



La pesca del calamar es apta para pescadores noveles o expertos, aun que resulta especialmente atractiva para los que se quieren iniciar en esta aficcion.
Todos los cefalopodos son voraces depredadores y eso los convierte en presas adecuadas para los pescadores poco avezados, que se sorprenderan de lo facil, divertida y emotiva que puede resultar su captura.

Imagen del Puerto del Musel en (Gijon)
 
 
Podemos perseguirlos en todas nuestras costa y durante todo el año, aunque el verano es quizas la epoca mas fructifera y, sobre todo, la mas agradable para su pesca.
Aunque la de los calamares a sido tradicionalemente una pesca que se llavaba a cabo en embarcacion, en los ultimos años, la evolucion de los señuelos y de los materiales a conseguido la posibilidad de perseguirlos con exito desde espigones , escolleras, diques, y, en general, desde cualquier lugar que garantice unas cuantas brazas de profundidad.
Y es que, a diferncia de la sepia, el calamar es un animal "nadador", amante de las aguas libres y los grandes espacios, por lo que no debemos esperar encotrarlo posado en el fondo, o apostado en oquedades y grietas submarinas, como seria en en el caso de su pariente.
 
Señuelo Xelaya-Gijon para la pesca de cefalopodos.
 
 
De todas formas, para ambas especies, podemos utilizar el mismo montaje, que consiste, basicamente, en un aparejo simple, provisto de un cebo artificial especial, llamado potera, que tiene un cuerpo central de plomo forrado con hilo rematado con una corona de anzuelos sin agalla; o bien en un "pajarito" de un material determinado, recubierto o no de tela de color, y terminado en la misma corona de anzuelos tambien sin agalla o sin muerte.
Esto es asi por que los calamares y sepias solo tiran en una direccion y no se revuelven como los peces, por eso no es necesario el arponcillo o muerte para sujetarlos una vez clavados.
 

En el caso de la potera de plomo, el señuelo deve quedar suspendido a un par de brazas del fondo ( unos tres metros ), y con un intervalo variable -cada minuto mas o menos- el pescador dara un tironcito a la linea, para que el cebo, que cuelga del sedal, se mueva y simule un pez vivo.
En este caso necesitaremos valernos de caña de mas de 5 metros, para separar en lo posible el señuelo de la pared del espigon o del cortado desde donde pesquemos.

Pajarito Xelaya-Gijon para la pesca de cefalopodos
 
 
Si en vez de la tradicional potera de plomo, utilizamos uno de los modernos peces artificiales para cefalopodos -tambien llamados "pajaritos"-, podemos lanzarlo y dejarlo que se hunda lentamente, mientras lo traemos hacia nosotros recogiendo poco a poco y con intervalos en los que "nadara" libremente.
Estos señuelos nos ofrecen la posibilidad de ser lanzados a la distancia que alcancemos, por lo que no necesitaremos una caña larga, si no mas bien comprendidas entre 2,70 y 3 metros de longitud.
 

El calamar o la sepia, llegado el momento, se lanzara con avidez sobre el reclamo y lo abrazara con sus tentaculos.
Cuando el pescador tire del hilo, notara su peso y entonces procedera, no a clavarlo con un suave golpe de muñeca como si se tratara de un pez, sino simplemente a subirlo, mientras el animal, que se desplaza mediante un sistema de propulsion a chorro, tratara de liberarse tirando en sentido contrario a nuestra presion.


Esta pesca es realmente sencilla y el equipo a emplear es, asimismo, poco sofisticado y, por supuesto, barato. Bastara, con una caña de accion media o blanda, que nos permita lanzar los pocos gramos que pesan los señuelos.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.