Seguidores

viernes, 19 de abril de 2013

Reparacion de una caña de grafito.

Texto y fotografia: Daniel del Pozo



No cabe duda de que cuando una caña se nos rompe, nos vienen a la cabeza, aparte de un santoral de tacos, los buenos momentos que hemos disfrutado con ella, y etc.

A continuación viene la fase de pensar si vale o no la pena repararla, si una vez reparada volverá a ser la misma de antes, si volverá a romper por la razona reparada, y otras muchas dudas.


La mejor reparación es la substitución del tramo roto por uno nuevo, pero en ocasiones o no es posible, o no es rentable conseguir uno nuevo.

Puede decirse que, “a priori”, casi toda rotura tiene su reparación. El grado de dificultad dependerá del tipo de blank y la forma de la rotura, pero en general cualquiera puede realizarla, basta que sea un mínimo de manitas pues no tiene grandes complicaciones..


En cuanto al tipo de blank, no suelen romper de la misma manera una caña de fibra maciza, que una de fibra tubular, y no digamos una moderna de grafito, ello es debido en mayor parte a su forma de construcción, características, espesor y ubicación de las fibras que la componen. Las dos primeras suelen romper con grandes y largas estrías a lo largo del blank. Sin embargo las de grafito suelen romper en sentido transversal cuando reciben un golpe, o con estrías longitudinales cuando es por aplastamiento como por ejemplo el típico producido por las puertas de nuestro vehículo.


La filosofía de la reparación es muy similar en cañas tubulares, aunque a veces el resultado final pueda limitar algunas funcionalidades de las mismas, como es el caso de las cañas extensibles.


Nota importante, cualquier blank reparado no volverá a ser el de antes, sin embargo una reparación bien hecha no debería alterar de forma notable las características y acción de la caña a corto plazo, a pesar de ello con el uso siempre podrá ser frecuente que aparezcan pequeñas grietas en el barniz exterior, ya que en el punto de reparación existe una discontinuidad importante en la estructura del blank.


En primer lugar hay que observar el tipo de rotura, si tiene los bordes con un corte limpio o muy dentado, si han quedado estrías longitudinales o transversales. Esto es relativamente fácil verlo, sencillamente al encarar el tramo roto podremos observar si encaja perfectamente, si no faltan trozos que se hayan astillado, girarla levemente para ver si aparecen estrías ocultas y ver si las zonas inmediatas están o no alteradas. Si la zona de rotura no encaja bien será recomendable cortar el mínimo necesario, de forma transversal, en ambas secciones para poder encararlas durante la reparación.




Hay diversas formas de reparar y darle robustez a una caña rota, aunque la que os presento aquí es fácil y suficiente para la mayoría de los casos, y seguro que os dará juego para rato



Paso 1º : Limpiamos y lijamos la zona a reparar, en ambos tramos, por fuera y por dentro.




Paso 2º : medimos el diámetro del interior de ambos tramos, para poder buscar un tubo de grafito ( resto de alguna de otra caña similar, o vamos a la tienda de pesca y compramos un tramo que nos sirva) que nos encaje dentro de ambos tramos. Con las medidas tomadas del interior seleccionamos el trozo a introducir y lo cortamos en la medida que nos interesa. Basta con que penetre en cada parte unos dos a tres cms.

Cuanto más ajustado sea y menos holguras tenga más solidario será con la caña en cuanto se solidifique el pegamento, y mejor quedará la reparación..

Nota: si una de las dos partes tiene alguna fisura es necesario que la parte que vamos a poner de refuerzo por su interior la sobrepase al menos uno o dos cm.










Paso 3º: Lijamos el tramo que vamos a introducir en su interior y verificamos que ajusta perfectamente en las dos partes de la caña a reparar.

Antes de encolar, marcamos las zonas que quedarán en el interior, basta con una línea en el borde de la rotura.








Paso 4º: Encolamos en primer lugar, la parte más ancha de la caña y del trozo de tubo que vamos a utilizar. Para ello usaremos un pegamento epoxi fuerte, de secado no muy rápido, para poder tener tiempo de hacer correcciones antes de que se solidifique (los pegamentos habituales tipo “Araldit o Loctite” no los recomiendo por tener tiempos de fraguado muy rápidos, casi instantáneos). También hay que comentar que hay pegamentos que no se llevan bien con el grafito.

Con movimientos giratorios hacia dentro y hacia fuera, vamos introduciendo el tramo interior, observando que toda su superficie está correctamente encolada.

En este caso hemos utilizado un compuesto de epoxi de dos componentes que queda endurecido a partir de los 10 minutos, lo que nos permite seguir con la reparación sin tener largos tiempos de espera para el pegado de piezas.

Encolamos un poco el interior de la caña y el tubo a introducir, una vez colocado en su posición, y estando fresca la mezcla, limpiamos con alcohol u otro disolvente el exceso de pegamento, y esperamos a que actúe y se seque el epoxi..







Paso 5º : Procedemos a encolar el tramo delantero de la caña y del tubo interior de refuerzo, realizando los movimientos mencionados anteriormente hasta encarar el tramo superior contra el inferior de modo que encajen perfectamente ambos, y limpiamos el excedente de pegamento procurando rellenar con el mismo aquellos huequecillos que nos queden en la zona de unión.






Paso 6 : Lijamos la zona de la rotura, para igualar la superficie y le aplicamos en ella una o varias capas capa de epoxi que sea flexible.








Si hemos realizado lo anterior correctamente, ya estaría lista la caña para poder volver a utilizarla. Sin embargo como ese acabado me parece muy simple y poco robusto, vamos a reforzar la zona de la rotura con un hilado idéntico al que hacemos cuando anillamos una caña, y con su correspondiente acabado barnizado.






De este modo, además de reforzar un poco la zona, podremos dejar un acabado tan discreto que nadie diría que esa caña tuvo una rotura en ese punto.



Verificamos una vez terminado todo el proceso, que no hay ruidos debido a holguras flexionando la caña, y …reparación terminada.



Material utilizado:







Cutter

Calibre

Lija de grano fino

Lápiz marcador

Trozo de caña de grafito

Cola pegamento Epoxi o similar

Barniz de anillado o similar

Hilo de anillar.

Alcohol o disolvente





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.