Seguidores

lunes, 22 de julio de 2013

El cangrejo verde.

 


El cangrejo verde, mas conocido en Asturias como "cámbaro" o "camarón", es una de las especies mas presentes en nuestro litoral y también en el resto de Europa. En la elección del cebo, todo pescador debería tener en cuenta a este crustáceo, al que nunca hay que menospreciar frente a otro tipo de reclamos vivos. Como el resto de señuelos, tiene su uso y destino específico, e ira mejor o peor según lo presentemos.

De coloración verde oliva o pardo, mas calara en su parte posterior, puede llegar a alcanzar los ocho centímetros. Su concha es mas alargada en los laterales, las pinzas del primer par de patas son bastante largas y dentadas, y acaban en punta al igual que los otros cuatro pares.

Suele vivir a poca profundidad sobre fondos arenosos y de lodo, preferentemente en las aguas tranquilas de las ensenadas y los estuarios, algunas veces en la playa y, sobre todo, en pedreros y escolleras.

Aunque este "pequeñín" parezca a simple vista muy vulnerable, su nombre científico -Carnicus Maenas- delata su verdadera naturaleza: "cangrejo rabioso". Es un crustáceo muy agresivo y voraz que se alimenta de todo lo que atrapa en el fondo del mar, vivo o muerto, atreviéndose incluso a abrir las conchas de muchos bivalvos.





Este depredador, fácil de atrapar, es comúnmente apresado por los pescadores, que saben que las lubinas, sargos y, en general, todas aquellas especies capaces de romper su coraza se "pirran" por el. Se trata de un cebo estupendo para la pesca a fondo en el que, además, no tenemos que gastarnos un euro, ya que siempre tenemos la posibilidad de recogerlo gratis de nuestra naturaleza y, es mas, por todos es sabido que "un buen cebo, si es fresco y se mueve, tres veces bueno".





La forma de realizar el ensartado del cangrejo verde es muy variopinta:

* Se puede hacer por la parte trasera, pasándole el anzuelo por las articulaciones de las patas posteriores. Pero corremos el peligro de que al lanzar, dañemos al cangrejo de manera que este muera antes de tocar el agua.

* También puede ensartarse con la ayuda de una aguja. Aunque con este método lastimemos al crustáceo, podremos lanzar a gran distancia -porque no se romperá-.

* He leído que alguna gente utiliza cianocrilato para fijar el anzuelo a la coraza del cangrejo. No es un método demasiado ortodoxo que digamos, pero si optimo para no dañar el cebo. Sin embargo, dudo que el lance pueda ser muy potente; en fin, convendría probarlo para juzgar.

* Otra forma es pasar un alambre fino transversalmente por el caparazón del cangrejo. Después se recogen los dos hilos por la parte baja y se entrelazan -igual que si se tratase de cerrar una bolsa de pan de molde-. Por ultimo, se pasa el anzuelo entre el alambre y el caparazón, dándole un par de vueltas y asegurándolo. Esto mismo también lo podemos hacer con una goma elástica. Con este método el "camarón" permanecerá intacto.

* Mi forma de anzuelar este cebo difiere bastante de las anteriores. Yo preparo un bajo de línea con tres anzuelos muy próximos entre si, luego ensarto dos de ellos en las patas del "cambaro" y el tercero se lo paso por la parte trasera. Así, aun que le causo algo de daño al cangrejo, el cebo me aguanta en el anzuelo el lance, lo que favorece la picada de la dorada.

En fin, este es el cangrejo verde: un estupendo reclamo de pesca, para cuya adquisición no tenemos que abrir la cartera, sino animarnos a recolectarlo -simplemente se trata de ir levantando piedras- mientras paseamos por la costa disfrutando de una buena compañía o de la, en ocasiones tan reconfortante soledad.

Daniel Alburquerque Frade.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.